Buscar en ArteTorre

miércoles, 14 de diciembre de 2011

MELANCOLÍA, Por Edvard Munch


El título del cuadro (óleo sobre lienzo) es “Melancolía”, y fue pintado por el noruego Edvard Münch entre 1894-95.


Pertenece al género expresionista, en el cual el arrebato, las amenazas o el concepto subjetivo cobran notable importancia y rompen con los cánones y las formas impuestas para expresar una idea personal. Se desarrolla durante los años previos a la Primer Guerra Mundial.


Conviene recordar que estamos ante un artista perteneciente al expresionismo y cuya producción artística está muy influenciada por su infancia. La pérdida de su madre cuando él tenía 5 años, la de su hermana Sofía de 15 años, o la de su padre, del cual no se pudo despedir, le dejará grandes secuelas emocionales de las que no se recuperará jamás. Se dice de él que siempre estuvo muy preocupado por la soledad, la muerte, la angustia y el mundo erótico. Es, en definitiva, un enfermo psicológico que se valió del arte para dejarnos todo un legado de cuadros con muchísima introspección psicológica.


En el cuadro, podemos observar a un individuo en estado pensativo-melancólico, ausente de todo lo que le rodea y reflexionando, posiblemente, sobre sí mismo y su mundo circundante. Su vestimenta es negra, lo cual acentúa más esa idea de sobriedad y soledad que tantos latigazos tuvo que soportar el propio Münch a lo largo de su vida.


Las formas del paisaje se encuentran muy sintetizadas y parcialmente ondulantes. Nos puede recordar, en cierto modo, a su obra estrella: El Grito, con el mismo estilo de pincelada. Le da así un cierto dinamismo a la naturaleza que rodea al caballero. La atmósfera es en cierto modo triste, parece el final de un día. ¿Se valió de esto Edvard para intensificar la postura melancólica del tipo de la derecha? Muy posiblemente ocurriera así.

Como él afirmó, su tarea era “diseccionar almas”. Y vaya que si lo consiguió. No hay más que mirar el estudio psicológico al que somete a este personaje para darnos cuenta de la profunda carga psicológica que carga en todos sus personajes.

domingo, 11 de diciembre de 2011

CON CUIDADO...


¿Qué es?
Arco de herradura

¿Estilo?
Fue extendido por los visigodos, aunque este pertenece al arte islámico.

¿Localización?
Mezquita de Córdoba

¿Errores?
Pues hay varios errores, o si quieres llamarlo de otra forma, aquí algo no casa.
1º: Los musulmanes no eran partidarios de representar imágenes religiosas, pues consideraban que estas no eran dignas de ser vistas por el hombre, eran sagradas.

2º: Los musulmanes no eran partidarios de representar imágenes religiosas, y menos de imágenes religiosas cristianas. ¿Cómo va a esculpir una escena bíblica un mulsumán que cree en Alá y en Mahoma? No tiene sentido.

3º: Y si a lo anterior le sumamos que no hacían esculturas... Decoraban mediante motivos geométricos y en su defecto con inscripciones sobre los muros o el mismo suelo, pero nada de esculpir una figura humana.

La causa de estos errores hay que buscarla en la propia Mezquita. De orígen musulmán y manipulada más tarde por los cristianos, fueron estos últimos los que, en mi opinión, embarbascaron la arquitectura primitiva al construir una catedral dentro de una mezquita.

No es que sea yo partidario de anteponer el arte islámico al cristiano, ni mucho menos. Ambos tienen valor. Pero de ahí a desequilibrar obras arquitectónicas para anteponer una religión sobre otra, hay un abismo...

(Por cierto, la foto la hizo un servidor).

sábado, 10 de diciembre de 2011

MÚSICO ANTES QUE MÚSICA

"La mayor parte de las canciones de amor están llenas de mentiras... No todas, yo trato de ser honesto.

Pero por lo general se suele decir lo que ella quiere escuchar, para seducirla o yo qué sé. Claro, que ella no siempre está por la labor de creérselas; eso es lo chungo, claro.

Pero quién no ha mentido alguna vez. ¿verdad? Muchas despedidas estan llenas de promesas vanas, yo estoy seguro de que en algunas de ellas vosotros habéis mentido... que sí, no pasa nada estamos entre amigos, buen rollo.


Quien no haya mentido, quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra, pero que no tire a dar.

Sí, porque las despedidas tienen un protocolo que hace necesario mentir para no sentirse culpable o responsable del fracaso que supone que el amor se acabe.


¿Sabéis qué es lo peor del amor cuando se acaba? Que se acaba.

Y aún así nosotros intentamos eludir la culpa y mentimos. Y seguimos mintiendo y somos capaces de ir más allá y decimos "no te preocupes, si yo estaré bien", "yo lo que quiero lo que siempre he querido es que tú seas feliz, además el tío con el que te vas, es un tío de puta madre".

Y bueno, tú y yo sabemos que no es cierto, es un pringao joder macho y no van a durar ni dos meses, y más con el carácter que tiene ella. Pero aún así decimos que es un tío que te cagas, o un buen hombre que también jode lo suyo porque no se sabe lo que estás diciendo... ¿Buen hombre? ahí hay ritintín ¿verdad?. No digáis nunca de mí que soy un buen hombre por favor, decid que soy un troncazo, enrollao, un pringui de la vida... un buen hombre no.

Y nos estaremos preguntando si la llevará a los mismos sitios a los que te llevaba a ti, si se dirán las mismas mentiras, si se enfadarán por las mismas cosas y si lo que es peor, si se reconciliarán de las misma forma. Y te devanas los sesos preguntándonos qué ocurrirá y qué pasará y en fin...

Pero ya está bien, si ella se va, cultivemos el odio, declaremos la guerra, porque, no sé, quizá nos sintamos mejor, aunque yo creo que no, yo creo que como todas las canciones de amor esta también está llena de mentiras...

Y cuando decimos si ella se va, lo que queremos decir es que si te vas, que no sea muy lejos, ni por mucho tiempo.
.."

(Ismael Serrano)

viernes, 9 de diciembre de 2011

CAMISETAS DE ZARA

Keith Haring. Artista estadounidense callejero,víctima del fatídico sida a los 32 años y con una meta clara: mezclar y remezclar arte, música y moda.

No se preocupaba por el soporte, le daba igual papel, fibra de vidrio, lienzo, piezas de acero esmaltado, vasos y vaciados en escayola de obras de arte conocidas, camisetas... Sí sí, camisetas.

Seguro que la prenda que te propongo a la izquierda la has visto más de una vez si es que no tienes la sudadera de la derecha... En definitiva no es más que una campaña de 'los de Amancio Ortega', (Zara para los amigos) que lanzó en temporada 2010/11 y que la he tomado para que nos familiaricemos con Keith.

Con razón dices que son simples dibujos, pero es que no puede ser de otra forma. Él pintaba eso, lo dibujos animados que veía en televisión. ¿A quién le iba a interesar toda una obra maestra al estilo 'Las Meninas' si con un simple boceto podía expresar una idea?.

Dibujaba estas imágenes con un rotulador negro grueso o con tiza blanca sobre el fondo oscuro de los carteles de las estaciones de metro. Aunque estas obras le hicieron famoso, fue arrestado en varias ocasiones por dañar la propiedad pública.

La iconografía mezclaba elementos sexuales con platillos volantes, personas y perros, a los que se añadieron más tarde figuras corriendo, bebés gateando, halos, pirámides, televisiones, teléfonos y referencias a la energía nuclear; el tratamiento de Keith Haring de temas como el poder y el miedo a la tecnología sugiere angustia y refleja su inquietud moral.

Fue, en definitiva, uno de los grafiteros más importantes del mundo en la década de los '80 y que ahora, "gracias" al grupo INDITEX, se ha colado en nuestro armario...

martes, 6 de diciembre de 2011

EL PRINCIPITO


"Este es para mí el paisaje más hermoso y el más triste del mundo. Fue aquí donde el Principito apareció sobre la Tierra, desapareciendo luego.

Examínenlo atentamente para que sepan reconocerlo, si algún día, viajando por África, cruzan el desierto. Si por casualidad pasan por allí, no se apresuren, se lo ruego, y deténganse un poco, precisamente bajo la estrella.

Si un niño llega hasta ustedes, si rie, si tiene cabellos de oro y nunca responde a sus preguntas, adivinarán enseguida quién es. ¡Sean amables con él! Y comuníquenme rápidamente que ha regresado. No me dejen tan triste..."

(Antoine De Saint-Exupéry, autor de "El Principito")

lunes, 5 de diciembre de 2011

PINTURA, LITERATURA... Y VICEVERSA

"El gesto puede parecer sencillo, pero encierra una gran historia en sus significados: la desconocida, a unos tres metros de mí, se lleva la mano al minúsculo bolso y me ofrece un caramelo. Aparenta unos cuarenta y cinco años. No es precisamente bella, pero sus grandes ojos verdes revelan aún cierta capacidad de asombro. Está muy maquillada y viste de negro. Bebe un extraño licor rojo en copa ancha. Mueve la cabeza con suavidad al ritmo de la música.

He llegado al bar media hora antes, solo, pensativo, con paso descuidado, decidido a tomar una primera y última copa antes de irme a dormir al hotel. Me acomodo en un taburete de la barra. El local está casi vacío. Dos camareras, que charlan entre ellas, el chico que pone la música, un par de parejas en los rincones más oscuros, dos hombres reclinados sobre la máquina tragaperras, tres chicas contoneándose sin demasiada efusividad en un rincón y, en medio de aquel paisaje desolado, nosotros, la desconocida y yo, dos personas a la distancia de un gesto de entrega, dos personas separadas y unidas por un simple caramelo.

Doy un paso indeciso, estiro el brazo, acepto el regalo, asiento con una sonrisa entre la sorpresa y la gratitud. Lo guardo, envuelto en plástico verde, para otro momento más propicio. Regreso al taburete. Bebo la copa hasta el final, de dos largos sorbos. Pago y me voy.

La desconocida me mira en la distancia, con una mueca triste aunque cercana a la sonrisa. Le doy las buenas noches con un gesto de despedida. Llego al hotel sin darle demasiada importancia a lo ocurrido. Me dejo caer en la cama y duermo como un bebé abrazado a la almohada. A la mañana siguiente hay un caramelo, envuelto en plástico verde, en mi bolsillo. Le quito el envoltorio imaginando que será de menta, pero no, es de limón, uno de mis sabores favoritos.

Me como el caramelo. Degusto el caramelo y pienso que las cosas no son lo que parecen. Pienso en la desconocida, en la soledad de una mujer así en mitad de una noche como aquella, en la grandeza y la tristeza de alguien que ofrece un caramelo a un desconocido. Pienso en las personas que, debajo de un envoltorio supuesto, esconden un sabor sorprendente..."

________________________________________________________________
Cuadro:
"La bebedora de ajenjo"
Edgar Degas (1834-1917). Pintor y escultor Francés.

Una mujer cualquiera en un bar tan triste como perdido. Al lado, un caballero. Los dos tan juntos, pero los dos tan solos...

Texto:
"El Caramelo"
José Manuel Díez. Cantante de El Desván del Duende.

Fluída reflexión sobre los vaivenes de una vida de trotamundos, cantantes y poetas. Toda una alegoría a las personas de ojos tristes y almas desipadas....

viernes, 2 de diciembre de 2011

CERCANO

"El hijo del hombre"
(René Magritté, pintor surrealista belga)