Buscar en ArteTorre

domingo, 27 de mayo de 2012

Da Vinci...

"Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz..."


domingo, 20 de mayo de 2012

"¿SABÍAS QUE...?"

 De todos los jardines de la época de Al Andalus que hoy creemos como tales (Alhambra, alcázares, almunias...), solamente hay uno en toda España que se ha conservado prácticamente intacto:

"La huerta árabe"
Motril, Granada. 
Jardín nazarí conocido como el Generalife 'Chico'




lunes, 14 de mayo de 2012

SAY 'NO'...

La mutilación genital femenina tiene como finalidad la extirpación de los genitales externos de las niñas. Entre otras consecuencias, las niñas mutiladas padecerán durante toda su vida problemas de salud irreversibles.

Se calcula que 70 millones de niñas y mujeres actualmente en vida han sido sometidas a esta práctica en África y el Yemen. Además, las cifras están aumentando en Europa, Australia, Canadá y los Estados Unidos, principalmente entre los inmigrante procedentes de África y Asia sudoccidental.

Razones:

Sexuales: a fin de controlar o mitigar la sexualidad femenina.
Sociológicos: se practica, por ejemplo, como rito de iniciación de las niñas a la edad adulta o en aras de la integración social y el mantenimiento de la cohesión social.
De higiene y estéticos: porque se cree que los genitales femeninos son sucios y antiestéticos.
De salud: porque se cree que aumenta la fertilidad y hace el parto más seguro.
Religiosos: debido a la creencia errónea de que la ablación genital femenina es un precepto religioso. Se practica principalmente a niñas y adolescentes de entre 4 y 14 años, y en lugares como Eritrea y Malí en niñas de apenas 1 año de vida.

Las personas que practican la ablación genital femenina son generalmente comadronas tradicionales o parteras profesionales, trabajo muy valorado y muy bien remunerado económicamente, por lo que es fácil inferir que el prestigio en la comunidad y los ingresos de estas personas puedan estar directamente ligados a la práctica efectiva de la intervención.

Es, sin lugar a duda, una violación fundamental de los derechos de las niñas. Es una práctica discriminatoria que vulnera el derecho a la igualdad de oportunidades, a la salud, a la lucha contra la violencia, el daño, el maltrato, la tortura y el trato cruel, inhumano y degradante; el derecho a la protección frente a prácticas tradicionales peligrosas y el derecho a decidir acerca de la propia reproducción. Estos derechos están protegidos por el Derecho internacional.

Además esto trae consigo daños irreparables. Puede acarrear la muerte de la niña por hemorragia o incluso por el intenso dolor, así como infecciones agudas y septicemia. Muchas de ellas entran en un estado de colapso inducido por el suplicio, el trauma psicológico y el agotamiento a causa de los gritos.

Otros efectos pueden ser una mala cicatrización; la formación de abscesos y quistes; un crecimiento excesivo del tejido cicatrizante; infecciones del tracto urinario; coitos dolorosos; el aumento de la susceptibilidad al contagio del VIH/SIDA, la hepatitis y otras enfermedades de la sangre; infecciones del aparato reproductor; enfermedades inflamatorias de la región pélvica; infertilidad; menstruaciones dolorosas; obstrucción crónica del tracto urinario o piedras en la vejiga; incontinencia urinaria; partos difíciles; y un incremento del riesgo de sufrir hemorragias e infecciones durante el parto.

Definitivamente, el ser humano no tiene límites...

Quizás también le interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...