Buscar en ArteTorre

martes, 26 de agosto de 2014

EL PRINCIPITO - Antoine de Saint-Exupéry (1943)




"He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos..."


"Será necesario que soporte dos o tres orugas si quiero conocer las mariposas..."

"Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones..."

"¡Es tan misterioso el país de las lágrimas!"

"Las semillas son invisibles, duermen en el secreto de la tierra, hasta que un buen día una de ellas tiene la fantasía de despertarse. Entonces se alarga extendiendo hacia el sol, primero tímidamente, una encantadora ramita inofensiva..."

"Conozco un planeta donde vive un señor muy colorado, que nunca ha olido una flor ni ha mirado una estrella y que jamás ha querido a nadie. En toda su vida no ha hecho más que sumas. Y todo el día se lo pasa repitiendo como tú: "¡Yo soy un hombre serio, yo soy un hombre serio!"Al parecer esto le llena de orgullo. Pero no es un hombre, ¡es un hongo!"

"No prolongues más tu despedida. Puesto que has decidido partir, vete de una vez..."

"— ¡Hazme ese favor, admírame de todas maneras!
— ¡Bueno! Te admiro -dijo el principito encogiéndose de hombros- pero ¿para qué te sirve?"

"— Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos..."

"Lo que hace más importante a tu rosa es el tiempo que tú has perdido con ella..."

"El quinto planeta era muy curioso. Era el más pequeño de todos, pues apenas cabían en él un farol y un farolero que lo habitaba. El principito no lograba explicarse para qué servían allí, en el cielo, en un planeta sin casas y sin población un farol y un farolero. Sin embargo, se dijo a sí mismo: "Este hombre, quizás, es absurdo. Sin embargo es menos absurdo que el rey, el vanidoso, el hombre de negocios y el bebedor. Su trabajo, al menos, tiene sentido. Cuando enciende su farol, es igual que si hiciera nacer una estrella más o una flor y cuando lo apaga hace dormir a la flor o a la estrella. Es una ocupación muy bonita y por ser bonita es verdaderamente útil...
(...)
Mientras el principito proseguía su viaje, se iba diciendo para sí: "Este (el farolero) sería despreciado por los otros, por el rey, por el vanidoso, por el bebedor, por el hombre de negocios. Y, sin embargo, es el único que no me parece ridículo, quizás porque se ocupa de otras cosas y no de sí mismo..."

"Los hombres ocupan muy poco lugar sobre la Tierra..."

"Para los reyes el mundo está muy simplificado. Todos los hombres son súbditos..."

"¡Qué planeta más raro! -pensó entonces el principito-. Es seco, puntiagudo y salado. Y los hombres carecen de imaginación; no hacen más que repetir lo que se les dice. En mi tierra tenía una flor: hablaba siempre la primera..."

"Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria..."

"A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan lo esencial del mismo. Ninca se les ocurre preguntar: "¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?" Pero en cambio preguntan: "¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" Solamente con estos detalles creen conocerle..."

"Pero nosotros, que sabemos comprender la vida, nos burlamos tranquilamente de los números..."

"Tú no eres para mí más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes.Pero si tú me domesticas, entonces tendremos la necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo..."


"— Lo que más embellece al desierto -dijo el principito- es el pozo que oculta en algún sitio..."

"Sólo hay que pedir a cada uno, lo que cada uno puede dar..."

"A las lámparas hay que protegerlas: una racha de viento puede apagarlas..."

"— Únicamente los niños saben lo que buscan -dijo el principito-. Pierden el tiempo con una muñeca de trapo que viene a ser lo más importante para ellos y si se la quitan, lloran..."

"Si les decimos a las personas mayores: "He visto una casa preciosa de ladrillo rosa, con geranios en las ventanas y palomas en el tejado", jamás llegarán a imaginarse cómo es esa casa. Es preciso decirles: "He visto una casa que vale cien mil francos". Entonces exclaman entusiasmados: "¡Oh, qué preciosa es!"

— ¿Qué haces ahí?
— Bebo
— ¿Por qué bebes?
— Para olvidar. 
— ¿Para olvidar qué?
— Para olvidar que siento vergüenza
— ¿Vergüenza de qué? 
— Vergüenza de beber...

"Los ojos son ciegos. Hay que buscar con el corazón..."

"Este es para mí el paisaje más hermoso y el más triste del mundo. Es el mismo paisaje de la página anterior que he dibujado una vez más para que lo vean bien. Fue aquí donde el principito apareció sobre la Tierra, desapareciendo luego. Examínenlo atentamente para que sepan reconocerlo, si algún día, viajando por África cruzan el desierto. Si por casualidad pasan por allí, no se apresuren, se los ruego, y deténganse un poco, precisamente bajo la estrella. Si un niño llega hasta ustedes, si este niño ríe y tiene cabellos de oro y nunca responde a sus preguntas, adivinarán en seguida quién es. ¡Sean amables con él! Y comuníquenme rápidamente que ha regresado. ¡No me dejen tan triste!"


Esta entrada es una publicación hecha sin ánimo de lucro. Su único objetivo es compartir fragmentos de algunas de las obras más destacadas de la literatura universal y animar de esta forma al lector a que lea y disfrute de este ejemplar. Si existiese algún tipo de problema, se puede eliminar la publicación de forma inmediata.

jueves, 7 de agosto de 2014

EL ARTE DE NO AMARGARSE LA VIDA - Rafael Santandreu (2011)

"La mejor forma de solucionar cualquier asunto es manteniendo la calma y, si es posible, disfrutar del proceso..."

"Si le damos demasiada importancia a la comodidad vamos a ser muy infelices. A la comodidad en cualquiera de sus formas: gozar de más tranquilidad, silencio, limpieza, descanso, etc. La comodidad no es tan importante, esto es, no da la felicidad. La comodidad viene y va. Es así, es inevitable. Un exceso de comodidad es incompatible con el disfrute activo de la vida..."

"Cuando sostenemos ideas irracionales y emociones exageradas suele pasarnos que intentamos matar moscas a cañonazos, esto es, aplicamos soluciones exageradas a problemas pequeños, y el remedio acaba siendo peor que la enfermedad: destrozamos la casa y la mosca sigue aleteando alegremente..."

"En este mundo, muchas personas terribilizan, exageran la gravedad de
 todo lo que sucede. Sólo hay que abrir el periódico y ver cómo están redactadas las noticias: ¡todo son quejas! Y es que, sin duda, vivimos en la época más quejumbrosa de la historia. Así que, ¿cómo no dejarse contagiar por el ambiente?"

"El hombre -o mujer- maduro es aquel que sabe que no necesita casi nada para ser feliz..."

"No necesitamos gruesos libros que nos enseñen a desarrollar ninguna habilidad porque precisamente lo que hay que hacer es no complicarse la vida. Para quererse a uno mismo basta con no exigirse ser así o asá. No querer ser 'más' que nadie y aceptar que algunos pensarán que somos 'menos'. ¡Que les aproveche! Ese es su error. Para valorarse hay que entender que ya somos valiosos. ¡Todos lo somos! Sí, aunque estemos llenos de fallos..."

"Desear no tiene nada de malo. Poseer tampoco. Siempre y cuando no creamos que todo ello son necesidades. Si yo tuviese un Ferrari, lo conduciría con gusto. Me iría a pasear con él por las montañas escuchando buena música. Pero si me lo roban, no derramaré ni una sola lágrima por él porque simplemente sé que no lo necesito para ser feliz..."

"Desear demasiado es incluso contraproducente porque despierta la respuesta obsesiva de la mente. Un ejemplo claro lo tenemos en la anorexia o en la bulimia..."

"Cuantas más cosas necesitas, mejor europeo eres..."

"El gran matemático y filósofo del siglo XVII, Blaise Pascal, dijo en una ocasión: "Todos los problemas de la humanidad proceden de la incapacidad del hombre para estarse quietecito en una habitación, sentado y tranquilo..."

"El mundo en el que vivimos se ha vuelto super exigente. A nivel planetario, ponemos en peligro la supervivencia de la Tierra a base de exigir más y más producción de bienes de consumo. Y a nivel personal nos exigimos tener muchas capacidades: ser guapo, deportista, inteligente, hábil para los negocios, excelente madre o padre… Estas cualidades no son malas en sí mismas, está claro que son rasgos positivos, pero cuando las convertimos en exigencias irrenunciables, aparecen los problemas psicológicos…"

"Yo creo que si Romeo y Julieta hubiesen conseguido casarse, se hubieran divorciado a los pocos años…"

"La mayor parte de las razones por las que nos lamentamos son humo, lloramos por carecer de tonterías innecesarias para la felicidad, aunque a veces nos cueste tanto verlo…"

"Los niños se creen el centro del universo, pero se equivocan y, a medida que maduran, se van dando cuenta de que sus deseos no van a ser satisfechos inmediatamente por su entorno. A todos nosotros nos iría muy bien dejar de mirarnos al ombligo fantaseando sobre que somos indispensables para algo o alguien. Distanciarnos de nosotros mismos es muy útil porque dejamos de preocuparnos tanto por nuestro destino y podemos empezar a vivir el presente…"

"La imagen personal no es tan importante. No puede serlo porque siempre encontraremos a gente que no la respete como desearíamos y por otro lado, la vida sería demasiado aburrida si no pudiésemos bromear con los demás sobre nosotros mismos…"

"La fortaleza no está en defenderse de las críticas ajenas, sino en estar por encima de ellas…"

"Desde que existe el aire acondicionado, hace ya unos años, ¿ha aumentado el índice general de bienestar emocional, de felicidad? La espuesta obviamente es que no. De hecho, década tras década, el bienestar emocional no deja de disminuir. ¿Cómo es posible que con un aumento tan espectacular de la comodidad que ofrece la climatización no se incremente al mismo tiempo la felicidad general? Respuesta: porque la comodidad no da la felicidad…"

"Las quejas cotidianas tienen una cualidad especial: tienden a convertirse en hábito…"

"La justicia tiene sus límites. En ese sentido, es como el chocolate: a pequeñas dosis es buena. A grandes dosis produce dolor de estómago. Un mundo demasiado regulado sería un mundo sin espontaneidad…"

"¡Qué diferente es surfear la vida por encima de sus olas a vivir sumergido, siempre medio ahogado, vapuleado por las corrientes marinas!"

"— Imagina que te regalo un anillo con un brillante valiosísimo. Cuesta más que todo lo que puedes ganar en toda tu vida. ¿Qué harías con él? ¿Lo llevarías todos los días por la calle? ¿Te lo llevarías a la playa?
— No, lo metería en una caja fuerte -dijo ella riendo.

— Eso es lo que está pasando con tu amor. Crees que es tan valioso que la sola idea de perderlo te pone nerviosa. Así no lo puedes disfrutar porque el amor es para usarlo cada día, no para tenerlo en una caja fuerte..."

"La vida dura muy poco y es un desperdicio malgastarla haciendo cosas que no deseamos…"

Esta entrada es una publicación hecha sin ánimo de lucro. Su único objetivo es compartir fragmentos de algunas de las obras más destacadas de la literatura universal y animar de esta forma al lector a que lea y disfrute de este ejemplar. Si existiese algún tipo de problema, se puede eliminar la publicación de forma inmediata.

Quizás también le interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...