Buscar en ArteTorre

miércoles, 7 de enero de 2015

LA ÚLTIMA LECCIÓN - Randy Pausch (2008)


"Mucha gente busca atajos. Yo he descubierto que el mejor atajo es el camino más largo, que básicamente consta  de dos palabras: trabajo duro..."

"Si deseas algo lo suficiente, no te rindas nunca..."

"Cualquiera que combine en la misma frase los conceptos de "sueño" e "infancia", acostumbrará a merecer mi atención..."

"Mi padre me enseñó que hay que poner sobre la mesa los problemas que nadie menciona..."

"No me importaban las abolladuras. Mis padres me habían enseñado que los automóviles existen para transportarte de un lugar a otro. Son utilitarios, no una expresión de nivel social..."

"Mostrar gratitud constituye una de las cosas más sencillas y poderosas que un ser humano puede hacer por otro..."

"Es una lección que he tenido presente siempre: cuando ves que estás haciendo algo mal y nacie se molesta en decírtelo, tienes un problema..."

"Mi padre me aconsejó cómo labrarme un camino en la vida. Me decías cosas como: "No tomes decisiones hasta que sea necesario". También me advirtió que cuando estuviese en una posición de fuerza, ya fuera en el trabajo o en las relaciones personales, jugara siempre limpio. "Ir sentado al volante -me decía- no implica que tengas que atropellar a la gente..."

"Ahora para los padres todos los niños son unos genios..."

"No podemos cambiar las cartas que se nos reparten, pero sí cómo jugamos nuestra partida..."

"Un león herido todavía quiere rugir..."

"Si habéis hecho mal en vuestro trato con otra persona es como si la relación se hubiera infectado. Y una buena disculpa funciona como un antibiótico mientras que una mala es como frotar con sal una herida..."

"A todo el mundo le gusta contar cuentos. Es una de las verdades universales de la especie..."

"Es fácil parecer listo cuando repites como un loro lo que te ha dicho la gente inteligente..."

"Sólo el que ha fracasado sabe cómo evitar futuros fracasos..."

"Si el cubo de la basura o la carretilla se abollan, nadie se compra uno nuevo. Quizá sea porque no samos el cubo y la carretilla para comunicar nuestro estatus social ni nuestra identidad a los demás..."

"Sé que eres listo, pero aquí todos lo son. No basta con ser listo. La gente que quiero en mi equipo es la que colabora para que los demás sean felices en el grupo..."

"Siempre preferiré a una persona seria que a una persona moderna porque la modernidad existe sólo a corto plazo. La seriedad es a largo plazo. La seriedad está muy subestimada. Nace de dentro, mientras que ser moderno consiste en intentar impresionar mediante la superficie. A la gente moderna le encantan las parodias. Pero no existe una parodia atemporal, ¿verdad? Me merece mucho más respeto el tío serio que hace algo pensado para durar generaciones y que la gente moderna necesita parodiar..."

"Demasiada gente pasa por la vida quejándose de sus problemas. Yo siempre he creído que si la gente invirtiera una décima parte de la energía que malgasta en quejarse en resolver sus problemas, les sorprendería descubrir lo bien que pueden funcionar las cosas..."

"Me ha costado mucho tiempo, pero al final lo he entendido. En lo referente a los hombres que se interesan por una en un sentido romántico, la cosa es muy simple. Tienes que pasar por alto todo lo que dicen y fijarte en lo que hacen..."

"Las personas son más importantes que las cosas..."

"Si esperas el tiempo suficiente, la gente te sorprenderá y te impresionará..."

"En ocasiones los muros más impenetrables están hechos de carne y hueso..."

"Haced por los demás lo que alguien hizo por vosotros..."

"No sirve de nada pasarse los días temiendo el mañana..."

"No se trata de cómo alcanzar los sueños, sino de cómo encauzar la vida. Si encauzáis la vida por el camino correcto, los sueños vendrán a vosotros..."

"Todos debemos contribuir al bien común. No hacerlo sólo puede describirse con una palabra: egoísmo..."

"La suerte es lo que ocurre cuando coinciden la preparación y la oportunidad..."

"La experiencia es lo que te queda cuando no consigues lo que querías. Es una expresión que aprendí cuando pasé un período de tiempo sabático en Electronic Arts, la empresa fabricante de videojuegos. Se me quedó grabada y he acabado repitiéndosela una y otra vez a los alumnos. Es una frase que vale la pena tener presente cuando nos topamos con un muro, con una decepción. También nos recuerda que el fracaso no es sólo aceptable, sino, a menudo, esencial..."

Esta entrada es una publicación hecha sin ánimo de lucro. Su único objetivo es compartir fragmentos de algunas de las obras más destacadas de la literatura universal y animar de esta forma al lector a que lea y disfrute de este ejemplar. Si existiese algún tipo de problema, se puede eliminar la publicación de forma inmediata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también le interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...