Buscar en ArteTorre

martes, 21 de agosto de 2018

COMENTARIO, ANÁLISIS - SAN CARLO ALLE QUATTRO FONTANE (FRANCESCO BORROMINI)



San Carlo alle Quattro Fontante posee, tal vez, la fachada más "fragmentaria, discontinua y antimonumental" del período Barroco. En esta iglesia se unen tres elementos muy llamativos: la parte inferior ondulada, la transición mediante el uso de las pechinas y la extraña forma ovalada de la cúpula, atrevimientos todos ellos que abrieron las vías a nuevos experimentos arquitectónicos.
Resultado de imagen de san carlo alle quattro fontane
Fuente: https://es.wikiarquitectura.com/wp-content/uploads/2017/01/San_Carlo_alle_Quattro_Fontane_282729-895x1024.jpg

Tan exigente era Francesco Borromini con todo lo que hacía que se suicidó antes de la obra estuviese acabada porque pensaba que la fachada no estaba a la altura de una serie de valores que intentaba plasmar. Es especial esta obra en su producción porque en ella se une su primera obra (la iglesia y el claustro) y su última obra, la fachada; o lo que es lo mismo: estreno y culminación como artista en un mismo enclave.

Resultado de imagen de san carlo alle quattro fontane
Fuente: https://es.wikiarquitectura.com/wp-content/uploads/2017/01/San_Carlo_alle_Quattro_Fontane_281429.jpg

INTERIOR

Empecemos hablando del interior y de la planta de la iglesia. Llama la atención la regularidad con la que plantea este aspecto el artista: racionalidad por los cuatro costados, literalmente, formando en su interior ese destacado óvalo compuesto por elementos sinuosos y ondeantes que se conjugan entre sí para plasmarle ese característico aspecto dramático de la obra, en el mejor sentido de la palabra.


Parece, eso sí, que los elementos internos carecen de relación entre sí. Nada más lejos de la realidad, pues Borromini optó por usar dos elementos unificadores: las 16 columnas de orden compuesto que "modelan" el conjunto, le otorgan un ritmo propio y a su vez sirven de elemento de carga para aguantar los pesos del óvalo. Como segundo elemento está el entablamento que, siguiendo las formas ondulantes de la planta, mantiene en todo momento como guía horizontal del perímetro del templo.
Resultado de imagen de san carlo alle quattro fontane
Fuente: https://wikiarquitectura.com/wp-content/uploads/2017/01/San_Carlo_alle_Quattro_Fontane_283929-500x333.jpg

Resultado de imagen de san carlo alle quattro fontane
Fuente: https://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-s/0d/7e/78/e5/san-carlo-alle-quattro.jpg

Sobre todo este conjunto ondulante se colocan arcos de medio punto y pechinas ambos elementos necesarios para mantener la cúpula, de forma oval. Destacan los llamativos casetones con formas geométricas que le otorgan ese aspecto tan identitario. Para crear sensación de altura los casetones de la cúpula se van reduciendo el tamaño conforme se aproxima al centro de la misma un efecto necesario para incrementar la sensación de profundidad y perspectiva.

Por su parte las ventanas se sitúan sobre la viga maestra y están en cierto modo ocultas por la ornamentación, creando el efecto de que la cúpula está brillando y a su vez está suspendida sobre el espacio de la iglesia.

EXTERIOR

Hablemos ahora del exterior, una de las partes más destacadas de este edificio. Borromini y decidió dividir la fachada en dos, y para unir ambas partes optó por combinar columnas normales y de orden gigante. Parece que el resto de la fachada lucha para romper está unidad con ritmo ondulantes y de forma ascendente y que le otorgan ese característico dinamismo al conjunto.

Resultado de imagen de san carlo alle quattro fontane
Fuente: https://mir-s3-cdn-cf.behance.net/project_modules/disp/0614f925548307.563470f630fc7.jpg

El entablamento de la parte inferior, es fuerte horizontal y muy poco interrumpido mientras que el de la parte superior está muy segmentado fruto en gran parte del medallón que corona la fachada y que a su vez se utiliza para darle ascendencia a la misma. Las columnas, y más entre sí, atención ese sentido vertical mientras que el movimiento ondulante se manifiesta de forma evidente con entrantes y salientes de forma cóncava que conforman preceptores verticales en la fachada. Cabe destacar la extremada fantasía y hasta el más mínimo detalle está cuidado en esta obra. Como ejemplo se podría citar los capiteles inspirados en el estilo corintio, pero en lugar de inclinar sus volutas hacia fuera como es lo normal se inclinan extrañamente hacia dentro.

IMPORTANCIA DE LA OBRA

La importancia de esta obra, como ya se ha señalado anteriormente, reside en que fue el primer proyecto exclusivo de Borromini. Fueron los Padres Trinitarios quienes se encargaron un conjunto formado por convento iglesia y claustro y te debía ser alzado sobre un solar irregular por sus dimensiones y la orientación del sitio pues este templo está emplazado en una esquina muy condicionada por las cuatro fuentes, le dan nombre al edificio.

Resultado de imagen de san carlo alle quattro fontane
Fuente: http://4.bp.blogspot.com/-_YKeVkkOC8g/UIMNjOqbZcI/AAAAAAAAA0I/znBfGtJbvzY/s1600/San+Carlino+foto+web.jpg

El resultado de la obra consagró a Borromini como un arquitecto admirado especialmente en el ámbito religioso, fruto en gran parte de trabajos como este, donde la espiritualidad se impregna en cada rincón. Su estilo, en relación con su personalidad, siempre fue en cierto modo atormentado e insatisfecho, fusionando la arquitectura con la escultura lo que impedía en cierto modo que el ojo descanse durante su contemplación, además de un uso de la perspectiva como una herramienta para reducir el espacio y la implementación de elementos contrapuestos constantemente que en su conjunto le imprime un carácter definido e identitario.

Datos:
  • Nombre: San Carlo alle Quattro Fontane (San Carlos de las Cuatro Fuentes)
  • Arquitecto: Francesco Borromini (1599-1667)
  • Cronología:
    • Iglesia y claustro: 1638-1641
    • Fachada: 1665-1667
  • Localización: Roma (Italia)
  • Estilo: Barroco
  • Materiales: estuco y ladrillo

Quizás también le interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...