Buscar en ArteTorre

jueves, 23 de mayo de 2019

ESTAMOS ENSEÑANDO A GANAR, CUANDO DEBERÍAMOS ENSEÑAR A PERDER

"Estamos enseñando a ganar, cuando deberíamos enseñar a perder. Porque, sencillamente, ocurre más. Yo corrí 11 Tours y sólo gane uno. El deportista a lo que está acostumbrado es a convivir con la derrota. Pero estamos creando una sociedad de iconos victoriosos y nos olvidamos de la cantidad de trabajo y de derrotas que son necesarias para lograr una sola victoria. La de veces que antes de ser primero, has sido segundo, tercero, último o has abandonado. Ganar es el objetivo, pero no es lo que define al deportista. Lo que le define es todo el trabajo que hace para intentar ganar. Lo logre o no. Cuando yo era segundo o tercero en el Tour, se vivía como un auténtico éxito. Ahora eres segundo y te dicen que sí, que bien, pero que has perdido. Me da pena que estemos creando una sociedad donde sólo vale ser el número 1..."

(Perico Delgado) 

 

sábado, 27 de abril de 2019

RETABLO MAYOR DEL MONASTERIO DE SAN BENITO DE VALLADOLID (BERRUGUETE)

RETABLO MAYOR DEL MONASTERIO DE SAN BENITO
(VALLADOLID)
Alonso Berruguete (1490-1561)

Se debe tener por costumbre, antes de analizar cualquier obra de arte, contextualizarla en la historia para desmigajar más tarde las piezas que la componen y saber qué lazos han determinado su resultado final.

Dicho esto, comenzaremos por aclarar qué suponía la escultura en la época de Alonso Berruguete, un artista del nuevo arte consagrado dentro y fuera de las fronteras españolas. Es un género muy trabajado, como ocurría en la “cuna” italiana, pero muy ligado al mundo religioso y con un afán de expresividad con el fin de llegar al público. 

Pero no será el polivalente Berruguete (pues desarrolló de igual modo la pintura) una pieza más de la cadena, merece mención especial. De lo que sabemos de él, podemos decir que era un hombre invariable en el sentido práctico de la obra, y muy poco caballeresco en su ser. Trabajará en Valladolid, ciudad a la que nos referiremos para hablar sobre el retablo del Monasterio de San Benito y que había venido cobrando importancia a favor de Burgos. Tras viajar a Italia y conocer las obras de los grandes maestros (M. Ángel, Leonardo) y las antiguas (pues según sabemos por Vasari copia la escultural de “Laocoonte”, regresa a España con la experiencia manierista florentina bajo el brazo. 


Es importante este punto ya que cuando el maestro se dispone a realizar la obra no duda en dar rienda suelta a sus conocimientos lejos de España. Es una obra con eco de su pasado. Tanta fue la relación con Bounarroti que “el genio” le recomendó a su hermano en una carta (2 de julio de 1508) invitándole a ver el cartón de la “Batalla de Cascina” en la iglesia de Santa María de Novella que había hecho el español. Por lo tanto digamos que no copia, pero se inspira en lo anterior. Con ello y ya en 1537, se dispone a realizar la obra a analizar.

Antes de seguir, conviene saber que hoy está desmontado de su lugar de origen. Actualmente se expone en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. La causa de esto hay que buscarla en las desamortizaciones realizadas y el deterioro que eso atrae. Estaría destinada a cubrir una cabecera de estilo gótico.

Según se puede saber por las fuentes1, en sus inicios constaría de dos cuerpos generales, que se desarrollará más delante de forma pormenorizada. Textualmente, se cita y se describe así:

El primero con doce columnas balaustradas, entre las cuales hay seis medallas de relieve, y dos cuadros, en el uno está pintado el Nacimiento del Señor, y en el otro la Huida a Egipto. Consta también este primer cuerpo de doce estatuas en sus nichos. El segundo cuerpo es parecido. Contiene estos seis tableros con relieves de niños y dos cuadros en campo de oro así como dos medallas historiadas. Sobre el entablamento de este cuerpo hay una grandísima concha dorada. Todo el retablo está decorado y pintado. Las figuras principales del primer cuerpo son, San Benito echando la bendición y en el segundo cuerpo la Asunción de Nuestra Señora con ocho ángeles…”

El remate, en un frontispicio triangular en cuyos tímpanos se representan figuras con sacrificios. Otras figuras hay sentadas, encorvadas sobre la cornisa que parecen soldados pretorizados pertenecientes al calvario y son, al menos, de tamaño natural.

En el zócalo2 habría grandes tableros y en ellos unos relieves de ramos con flores, todo ello retorcido, en lo que podría ser una composición a candalieri3 que tanta huella tenía por entonces.

Estaría la zona policromada con óleo mate, en blanco y rojo con toques de azul pálido, aunque las fuentes han dado poca información sobre este espacio y su reconstrucción ha sido complicada.

En el pedestal, por ejemplo, habría ocho encajonados entre dos pedestales cuyos frentes y costados estarían compuestos por tableros libres tallados con cartelas de lazos en los que van grabadas las siglas de JHS, de María o las palabras de la salutación angélica. Colgantes, mascarones, cabezas de carnero y esfinges aladas con colas de serpiente armonizarían la cola.

El primer cuerpo del banco estaría compuesto por doce columnas abalaustradas entre las que se colocarían seis medallas de relieve y dos cuadros, en uno representando el Nacimiento del Señor y en el otro la Huída a Egipto. También habría doce estatuas en sus nichos y, como hemos señalado anteriormente, la figura de San Benito bendiciendo. Pero es necesario destacar la falta de zócalos y frisos por encima y debajo de los nichos, en especial en la zona del Santo principal a venerar, que vendría a recoger, con esos elementos, la influencia de Italia una vez más. También cabe señalar la escena de la adoración de los Magos.

Pero si hay una figura que destaca por encima del resto y que salió de la mano de Alonso y que no conviene dejar pasar por alto (ya que refleja muy bien su estilo), ese es el Martirio de San Sebastián, ya que parece que, según los autores, está claramente inspirado en las figuras de Miguel Ángel. Para dar esta afirmación, son varios los argumentos utilizados. Por ejemplo, la influencia manierista palpita en la irreal policromía del cabello del santo y el tronco del árbol.

Además, la forma serpentinata que tanto gustaba en Italia se ve perfectamente en la composición, además de dotar a los cuerpos ya con una robustez notable y un alargamiento que poco se había dejado ver antes en España. El rostro muestra esa carga psicológica para más inri y dejar más clara la influencia miguelangelesca de la figura de Berruguete.

En cuando a su técnica4, no hay nada realmente nuevo. Como se fija en el contrato, se debería hacer de una madera de alta calidad, y qué mejor que la de nogal para esculpir. Para policromar las figuras se siguió la técnica del estofado para ennoblecer las tallas, pues la aplicación de los panes de oro y su capa de pintura posterior hacía de ellas un verdadero derroche de brillo e impacto visual.

Y qué decir del Sacrificio de Isaac, momento en el que Abraham arrebata contra su hijo para demostrarle a Dios su fe. Punto culminante el aquí representado. Como bien se sabe, nunca llega a terminar en tragedia la escena, puesto que la mano divina de Nuestro Señor impide, por medio de un ángel, que corra la sangre en el Monte Sinaí. Berruguete no duda en plasmar los cánones manieristas aprendidos en su viaje hacia tierras florentinas y una vez más podemos observar los rostros expresivos, los cuerpos en tensión y la agobiante composición con una masa cuyo objetivo no es otro que el de captar la realidad e ir un paso más allá si cabe.

La composición de los órdenes5 que plasmó Berruguete en este retablo denota el libre albedrío que se toma en algunas obras. Va claramente en contra de la lógica constructiva, los trabaja con absoluta despreocupación y con un criterio claramente decorativo, aunque también es cierto que todavía no se habían codificado las normas clásicas. El segundo cuerpo del banco, por su parte, mantendría una composición prácticamente similar a la del primero. Las figuras principales en esta zona, repetimos que son los ocho ángeles con Nuestra Señora.

Pero, ¿qué hay del contrato6 para realizar tal tarea? Las condiciones se firmaron un 27 de marzo de 1527 y ese documento lo conservó el propio artista. EN su descripción, se puede leer que el artista se comprometía a hacer tres cuerpos verticales, formando en planta tres lados de un supuesto decágono y todo ello abierto a modo de tríptico.

En el medio, tres representaciones históricas siguiendo el siguiente órden: primero San Benito7, encima la Asunción y finalmente el Calvario. Coronando las tres, una venera. En los cuerpos laterales, figuras exentas determinadas por el Padre Abad. En medio del banco irían las figuras de los doce Apóstoles exentas.

Entre ellos, la custodia. Es curioso que el detalle de la decoración y la ornamentación del retablo se dejasen totalmente libre albedrío y se le diese carta blanca a Berruguete para esculpir lo correcto. Solamente se le exigía usar materiales de gran calidad.

También se dejó firmado que el autor debería hacer obligatoriamente los detalles de las manos y de los rostros de las personas, pudiendo dejar a un lado las zonas secundarias para que las esculpiesen unos ayudantes del maestro, y también en el acabado y la terminación de determinadas partes de los cuadros. El plazo que se le da para ejecutar la obra es de cuatro o cinco años, y ya se daba por hecho que la obra iba a costar más de lo que Alonso iba a cobrar por hacerla (300 ducados de oro por año8)

Años después de colocar ya el altar en el templo, un discípulo y ayudante de Alonso Berruguete, Francisco Giralte, a quien se le había encomendado ejecutar las tallas en parte de la sillería del coro de la Catedral de Toledo, ejecutaría el altar de la iglesia de San Pedro, en Tierra de Campos, Valladolid. Y en él se puede ver una clarísima inspiración en el retablo de San Benito de Berruguete, con unos toques de variabilidad y cierta simplificación en las formas, con una traza achicada aunque siguiendo siempre el camino impuesto por Alonso.

BIBLIOGRAFÍA.

CAMÓN AZNAR, J. Alonso Berruguete. Crítica e interpretación. ESPAPASA-CALPE. Madrid, 1980
CANDEIRA PÉREZ, C. “Alonso Berruguete en el Retablo de San Benito el Real de Valladolid”. Gráf. Andrés Martín S.S. Valladolid. 1959
REVILLA, A. “Boletín del Museo Provincial de Bellas Artes de Valladolid”, núm. 6, mayo 1926)
http://www.sbenito.org
1 REVILLA, A. “Boletín del Museo Provincial de Bellas Artes de Valladolid”, núm. 6, mayo 1926)
2 Para esta parte se seguirá el libro de Camón Aznar. CAMÓN AZNAR, J. Alonso Berruguete. Crítica e interpretación. ESPAPASA-CALPE. Madrid, 1980
3 Se denomina así a los motivos grutescos ordenados en torno a un eje de simetría, en relación con los candelabros. Por ejemplo, esto también se puede ver en la fachada de la Universidad de Salamanca, (1522-1529)
4 CAMÓN AZNAR, J. Alonso Berruguete. Crítica e interpretación. ESPAPASA-CALPE. Madrid, 1980
5 Para esta aclaración, se ha usado el artículo de Constantino Candeira Pérez y no el libro de Camón Aznar.
6 CANDEIRA PÉREZ, C. “Alonso Berruguete en el Retablo de San Benito el Real de Valladolid”. Gráf. Andrés Martín S.S. Valladolid. 1959
7 San Benito (Nursia, 480, Montecasino, 547) es considerado el padre de la vida monástica en Occidente. Además, fundó la orden de los benedictinos basándose en la autosuficiencia como forma de vida. Entre sus obras, destaca la “Santa Regla” o “Regula monachorum”, un documento bibliográfico que sirvió de inspiración y organización en otras comunidades religiosas. (Recurso web: http://www.sbenito.org)
8 Unos 8.000 euros al año de hoy aproximadamente. 600 euros al mes cobraría Alonso Berruguete.

jueves, 18 de abril de 2019

ANÁLISIS/COMENTARIO DE LA PORTADA DE SAN PEDRO DE MOISSAC

La portada de San Pedro de Moissac, junto con la de Conques, Vezelay y Autum constituyen el cuarteto clásico de lo que a portadas románicas se refiere, todas ellas al amparo de lo que suponía el trasiego de gente que transitaba a lo largo del Camino de Santiago.

Y es que en la portada de San Pedro de Moissac se aglutinan las características propias de la portada románica al presentar un portal claramente abocinado compuesto por molduras que se superponen y acompañan la forma curva del arco ("arquivoltas"), arropando de esta forma la puerta de acceso al interior y cobijando el famoso tímpano, que se alza monumentalmente gracias al dintel que lo sostiene en la parte central y unas jambas que sirven, además de elemento decorativo, como elemento contructivo para sostener parte del peso del conjunto. Como elemento vertical, destaca -como no podía ser de otra forma-, el parteluz, responsable asimismo de dividir el acceso en dos. Cierto es que el tímpano es la zona por excelencia donde existe una mayor riqueza escultótica y donde se desarrolla el programa iconográfico, pero sería un error obviar la decoración de las demás partes del conjunto pues prácticamente todos los elementos anteriormente citados presentan una riqueza ornamental propia del gusto de la época. (Ver partes de una portada románica)



Portada de San Pedro de Moissac, artista desconocido, año 1130, estilo románico, piedra.

Centrémonos pues en el tímpano, antes de citar otras cuestiones. En la parte central destaca la figura de Cristo Majestad no solo por la posición que ocupa, sino también por el tamaño respecto al resto. Juan (águila), Marcos (león), Lucas (toro) y Mateo (ángel), lo custodian y lo protegen formando un tetramorfos de gran calidad y dos arcángeles, con rollos de plegarias, cierran esta parte central sobre la que el espectador enfoca su atención en un primer momento. Pero hay más. El resto de personajes, distribuidos por las zonas paralelas del conjunto y en la parte inferior del mismo, representan a los 24 ancianos del Apocalipsis, quienes "han de adaptarse" a la zona restante y semicircular del espacio al que le han sido destinados, exceptuando los representados en la parte inferior, quienes conforman un friso regular. Las miradas se dirigen de forma unánime hacia la figura de Cristo, un juego de posturas que, además de incidir en la figura importante de la escena, ayuda a que el espectador "no se pierda" al mirar el conjunto y estos les ayuden a dirigir la mirada al centro del tímpano. Las hileras de los ancianos, quienes llevan consigo copas del ofertorio o ciertos instrumentos musicales, están separadas por olas del mar de cristal (Apocalipsis 4,6: "Delante del trono había como un mar transparente semejante al cristal; y en medio del trono y alrededor del trono (...)"), presentes también en las jambas. El dintel por su parte está compuesto por una serie de ruedas de fuego en alusión al infierno.

El espectador puede observar que las figuras se adaptan al marco aqquitectónico y que no existe ningún reparo a la hora de deformar ciertas partes del cuerpo si fuese preciso dentro de un espacio sin embargo estudiado en el que los personajes se distribuyen siguiendo conceptos de simetría (en relación al orden divino) y jerarquía (los personajes de mayor importancia, de más tamaño).

La minuciosidad con la que está trabajado el conjunto es uno de sus puntos fuertes. Muchos han visto en la figura de Cristo una figura robusta, plana y tosca, sin embargo, lejos tal vez de ser fruto de una icapacidad del escultor o escultora, es más bien un recurso para potenciar la imagen solemne del personaje fundamental. Prueba de ello es la capacidad del artista por gestualizar los rostros y trabajar las posiciones de los ancianos del conjunto.

El tema tratado -como no podía ser otro en las portadas románicas-, es el Apocalipsis (último libro del Nuevo Testamento), momento en el que Cristo aparece entre los hombres para juzgar a vivos y a muertos. Según la doctrina, aquellos a que cedan ante la lujuria, los vicios y la avaricia serán condenados al infierno, efecto drástico que el visitante de Moissac debe saber y así se lo hacen llegar con bajorrelieves dispersos por los laterales de la portada a través de pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento.

Otras figuras destacadas son las de Isaías, en la jamba izquierda, San Pedro en la de la derecha y las bestias del Apocalipsis, localizadas con gran calidad en el parteluz.

Como se puede observar, durante el románico se tiende a no prestar excesiva importancia al realismo y se tiende por la simplificación de lo representado, lo cual no exime a conjuntos como este de contar con una calidad escultórica suprema. Lo importante era transmitir el mensaje, que la obra fuese un elemento didáctico y que aquel que lo viese, más allá de disfrutar de la belleza artística y plástica, comprendiese e interiorizase lo que suponía la figura de Cristo.

El conjunto pertenece a la fachada (Sur) de la iglesia de la abadía de San Pedro de Moissac (en fracés Abbaye Saint-Pierre de Moissac), un punto destacado dentro del Camino de Santiago y declarada, junto con otros puntos destacados del Camino de Santiago de Francia como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1998.


lunes, 25 de marzo de 2019

GOBERNANTES DE AL-ANDALUS (929-1031)

Emires omeyas (756-929)

756-788 Abd al-Rahman I
788-796 Hisham l
796-822 Al-Hakam I
822-852 Abd aI-Rahman II
852-886 Muhammad I
886-888 AI-Mundir
888-912 Abd Allah
912-929 Abd al-Rahman Ill (proclamado califa en 929)


Califas omeyas (929-10l6)

929-961 Abd al-Rahman III (emir desde 912)

961-976 AI-Hakam 1|
976-1009 Hisham ll
1009-1010 Muhammad II aI-Mahdi
1009-1010 Sulayman aI-Mustain (enfrentado al anterior)
1010-1013 Hisham II
1013-1016 Sulayman al-Mustain


Califas hammudies y omeyas (1016-1031)

1016-1017 Ali ibn Hammud al-Nasir
1018 Abd al-Rahman IV aI-Murtada (pretendiente omeya)
1018-1021 AIQasim ibn Hammud al-Mamun
1021-1023 Yahyá ibn Alí ibn Hammud al-Mutali
1023 Al-Qasim ibn Hammud aI-Mamun
1023 Abd aI-Rahman V al-Mustazhir
1023-1025 Muhammad lll aI-Mustakfi
1025-1027 Yahyá ibn Alí ibn Hammud al-Mutall
1027-1031 Hisham III aI-Mutadd

sábado, 16 de marzo de 2019

PLASENCIA DESDE EL AIRE

"No fue justo Unamuno con Plasencia, algo hubo en él o algo hubo en ella que hizo que se enemistaran. En su viaje a Trujillo, el poeta y rector de la Universidad de Salamanca pasa de largo, lo que no  le impide afilar el lápiz y trazar de ella una gruesa caricatura llena de un fino humor negro. Algo tuvo que atragantársele de la ciudad, algún clérigo que conociera en las callejuelas de Salamanca, algún poeta o algún agro-hidalgo y, sin embargo, se equivocó Don Miguel. Entre otras cosas, porque alguien con su talento y sensibilidad tendría que haber comprendido que Plasencia es como esas cajas chinas que siempre esconden otra en su interior.

Aparentemente parece una ciudad en calma, pero dentro de esa tranquilidad palpita y fluye la vida, con sus miserias y sus grandezas. Por eso, una sola mirada no puede retratarla. Si Unamuno hubiera conocido algunos datos de su historia se hubiera quedado prendado de ella para siempre. Puesto que es una ciudad que simboliza muy a las claras, cuál es el sustrato cultural de Extremadura.


Plasencia se funda en el año 1186 en medio de una tierra de nadie, con la frontera muy cerca pasando el Tajo. Sus repobladores son gente a quienes no se les pide noticia de su pasado, hay cristianos de Castilla y de León, mudéjares y judíos. Y lo que rige su convivencia y sus actividades está recogido en el Fuero de la ciudad, que a todos protegía. Lo que hizo vivir tranquilos aquí a otros muchos que antes habían llevado una vida oscura; delincuentes, perseguidos, marginales o simplemente pobres y muertos de hambre en aquellos duros tiempos de guerras interminables. En cualquier caso eran gentes que poco tenían que perder.

Es verdad que existían privilegios para los cristianos y eran ellos los únicos que podían intervenir en la vida municipal. Mientras, los musulmanes, que podían ser libres o no, a convertir tierras de secano en tierras de regadío.

Los judíos establecen la alhama en la zona de "La Mota", construyendo su sinagoga en lo que hoy es el Palacio de Mirabel. Tenían un importante peso económico y vivían a la sombra de los nobles cristianos placentinos y al amparo del poderoso Clero. Decretada su expulsión, venden sus pertenencias e incluso llegan a vender su cementerio. La huella de estas gentes,, musulmanes y judíos, quedó impregnada para siempre en la ciudad, incluso en su trazado urbano.

Esta ciudad exquisita, la joya preciada de la Extremadura monumental se aprieta entorno a la Catedral o mejor dicho, a sus dos Catedrales. Con el románico de la Vieja Santa María llegan las ideas de Europa, una nueva teología y, al tiempo, una estética que se adapta muy bien al arte militarizado de una tierra en reconquista.

Y ese cierto espíritu trágico que hay en muchas de las cosas de Plasencia se concreta después y, especialmente, en la Nueva Catedral, que nunca llegó a ser terminada. La ambición del proyecto, como se dijo entonces, evitaba en quien lo había ideado la cólera de Dios. Aunque se levantara porque, según dicen, la Vieja parecía poco suntuosa a los poderosos prelados placentinos, bajo cuyo poder estuvieron Yuste y Guadalupe.

Lo cierto es que con la nueva catedral, Plasencia se convertía en una ciudad donde la religión y los agro-nobles, envueltos en luchas domésticas se despertaban a los aires del Renacimiento. El templo nuevo se inspiró en ideas revolucionarias que imponían la sociedad civil a la teología. La élite ya no es la dueña de los lugares de oración que abandonan su intimidad y severidad, y buscan con juegos de luces, colores y espacios abiertos una Fe de los sentidos que prende inmediatamente en el pueblo que ya no se siente sometido, sino amparado.


La Cruz fue el poder de la civilización, su simbolismo unía el poder político y económico, y forjaba ideas y cultura. Lo que, tal vez, permitió que un obispo placentino, henchido de megalomanía, se emparentara hasta con la misma Virgen y al rezar desde el púlpito dijera:



"Ave María, 
Madre de Dios
y pariente mía,
ruega por nosotros"



Si Unamuno hubiera conocido esta anécdota, seguro que se hubiese reconciliado con la ciudad y, sin duda, la habría visto más como una población de sueños rotos que como una urbe durmiente.

Plasencia está llena de lugares simbólicos pero quizás sea la Plaza Mayor la que puede compendiarlos todos. Está llena de lecturas, preñada de mensajes. No solo sus edificios, sino también sus gentes. La Plaza sigue ocupando el centro de la vida diaria; emplazamiento del mercado, sitio donde ver y ser visto, lugar de celebraciones o de conversaciones. Preside la Plaza el Palacio Municipal, con escudos del César Carlos que muestra orgulloso un campanario donde desde el año 1723 un autómata, llamado por los vecinos "Abuelo Mayorga", da las horas a los placentinos golpeando la campana del concejo. Toda una joya del arte civil.

El número siete, el número de la Cábala se repite en el número de calles que parten de ella.

Por la Plasencia de las callejuelas, el esplendor del tiempo pasado no puede esconderse. Su grandeza se escribe en conventos e iglesias, en las murallas, en los palacios, férreos en su carácter defensivo pero que se humanizan con arcos y ventanas, con fachadas y adornos. Y su identidad está grabada en el lema que Alfonso VIII, su fundador en el año 1189, inscribió en su escudo:

"Ut placeat Deo et hominibus"

Es decir, para que agrade a Dios y a los hombres. Plasencia es, por consiguiente, ciudad de deleite.

Hoy coexisten la Plasencia de la melancolía  histórica y la Plasencia de la luz. La que abre la mirada a los grandes espacios por los que desparrama su espíritu de vida y futuro. La que mantiene ese susurro medieval en forma de puente, apostado a orillas del río Jerte, río de bienaventuranzas sobre el que siempre ha trazado caminos de piedra, que ahora se hacen de hormigón. La que se pierde en oración por la Ermita de Nuestra Señora del Puerto."


Fragmento del programa "Extremadura desde el aire" de Canal Extremadura


sábado, 2 de marzo de 2019

CITAS CÉLEBRES. FRASES HISTÓRICAS

Recopilación de algunas de las citas célebres más famosas (o no) de la historia.


*Que aparezca una nota no quiere decir que comparta el significado de la misma con su autor




"Disfruta hoy. Es más tarde de lo que crees..." (Poverbio chino)



"La afirmación de que los mansos poseerán la tierra está muy lejos de ser una afirmación mansa..." (Chesterton)



"El valor perfecto consiste en hacer sin testigos lo que seríamos capaces de hacer delante de todo el mundo..." (La Rochefoucauld)



"El dilema de Giuordano Bruno es el dilema del hombre moderno. Nunca podrá garantizar que tiene razón: sólo puede insistir en su derecho a equivocarse..." (Morris West)



"El esfuerzo corporal nos libra de los dolores espirituales; por eso son felices los pobres..." (La Rochefoucauld)



"Hay pícaros suficientemente pícaros para portarse como personas honradas..." (Napoleón)



"Ser rico tiene una sola desgracia: convivir con ricos..." (Bruce Marshall)



"He cometido el peor pecado que un hombre puede cometer. No he sido feliz..." (J. L. Borges)



"El señor me ha prometido un abrigo de piel y héme aquí, sudando..." (Proverbio polaco)



"Ved esa joven pareja: tan jóvenes y ya ávidos de desilusiones..." (Óscar Wilde)



"Cada nación se burla de las otras y todas tiene razón..." (Schopenhauer)



"Si tiene remedio, ¿por qué te quejas? Si no lo tienes, ¿por qué te quejas?" (Proverbio oriental)



"Quienes buscan la verdad merecen el castigo de encontrarla..." (S. Ruiseñol)



"Es necesario conocer el horror de sí mismo para conocerse a sí mismo..." (Gurdjieff)



"La ley es poderosa, pero más poderosa es la necesidad..." (Goethe)



"No hay mayor causa para llorar que no poder llorar..." (Séneca)



"En el mundo moderno, la libertad es lo contrario de la realidad; pero sin embargo es su ideal..." (Chesterlon)



"El gran clásico es un hombre del que se puede hacer el elogio sin haberlo leído..." (Chesterlon)



"Todos los hombres se odian por naturaleza unos a otros..." (Pascal)



"Ahora estoy ensayando un experimento muy frecuente entre los autores modernos, es decir, escribir acerca de nada..." (J. Swift)



"Del fanatismo a la barbarie no hay más que un paso..." (Diderot)



"¿Qué es la vida eterna si no aceptar el instante que viene y el instante que va?" (Cesare Pavese)



"Se aprende poco con la victoria, en cambio mucho de la derrota..." (Porverbio japonés)



"Dos cosas me admiran: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres..." (T. Bernard)



"La grandeza de un hombre consiste en saber reconocer su propia pequeñez..." (Pascal)



"La naturaleza del hombre, sus pasiones y angustias, son un porducto cultural, en realidad el hombre mismo es la creación más importante y la mayor hazaña de ese incesante esfuerzo humano cuyo registro llamamos historia..." (Erich Fromm)



"Conócete a ti mismo..." (Oráculo de Delfos)



"¿Quién soy? Estoy tratando de averiguarlo..." (J. L. Borges)



"El único medio de vencer una guerra es evitarla..." (George E. Marshall)



"Se jubila y hacía grandes proyectos. Iba a hacer esto, lo otro y lode más allá. Y en efecto, muy pronto fue a parar al más allá..." (Esnest Black)



"Creer que un enemigo débil no puede dañarnos es creer que una chispa no puede incendiar un bosque..." (Saadi)



"Las gentes virtuosas desacreditan a la virtud..." (Hebbel)



"Cuando el hombre no se encuentra a sí mismo, no encuentra nada..." (Goethe)



"No hay nada tan bueno como las mujeres que no se consiguen..." (Huysmans)



"Pasar por idiota a los ojos de un imbécil es un deleite de exquisito buen gusto..." (Courteline)



"El hombre ha nacido libre y por doquiera se encuentra con cadenas..." (Rousseau)



"El arte es un modo que tiene el hombre de rescatar su propia grandeza oculta..." (André Marlaux)



"La principal ocupación de mi vida consiste en pasarla lo mejor posible..." (Montaigne)



"La vejez existe cuando se empieza a decir: nunca me he sentido tan joven..." (J. Renard)



"Creo que la amistad entre el hombre y el perro no sería duradera si la carne de perro fuera comestible..." (Evelyb Waugh)



"El que mucho elige se queda lo peor..." (Dicho uruguayo)



"Una palabra hiere más produndamente que una espada..." (R. Burton)



"Lo esencial es invisible a los ojos..." (Saint Exupery)



"Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me place tanto como verte a ti feliz..." (George Sand)



"¡Libertad, libertad! Cuántos crímenes se cometen en tu nombre..." (Madame Roland)



"En cuanto a mí, solo sé que no sé nada..." (Séneca)



"El conocimiento del hombre no puede llegar más allá de su experiencia..." (John Locke)



"La vida está llena de infinitos absurdos, los cuales descaradamente no tienen necesidad de parecer verosímiles, porque son verdaderos..." (L. Pinardello)



"El arte no existe para reproducir lo visible, sino para hacer visible lo que está más allá del mundo..." (Paul Klee)



"Cuando uno dice que sabe lo que es la felicidad, se puede suponer que la ha perdido..." (M. Maeterlink) 



"Con el conocimiento se acrecientan las dudas..." (Goethe) 



"El escritor solo puede interesar a la humanidad cuando en sus obras se interesa por la humanidad..." (Miguel de Unamuno) 



"Antes de rehacer el mundo, prueba a rehacerte tú mismo..." (Anónimo) 



"Entre todas las alegrías, la más absurda es la más alegre; es la alegría de los niños, de los labriegos y de los salvajes; es decir, todos aquellos seres que están más cerca de la naturaleza que nosotros..." (Azorín)



"El principio más profundo del carácter humano es el ahnelo de ser apreciado..." (William James)



"Compórtate con tu mujer como te comportarías con la de otro..." (J. Giraudoux)



"Sufrir y llorar significa vivir..." (Dostoiewski)



"La primera vez que tú me engañes, la culpa será tuya; pero la segunda vez la culpa será mía..." (Proverbio árabe)



"Los peores enemigos son los que aprueban siempre..." (Tacito)



"No se puede saber qué es una mujer hasta que se ha visto a una mujer enamorada..." (T. Gautier)



"¿Hasta dónde no llegará el arte? Hay uncluso quienes aprenden a llorar con gracia..." (Ovidio)



"La esperanza es el único bien común a todos los hombres, los que todo lo han perdido la poseen aún..." (Tales de Mileto)



"Tener el carácter firme es tener una larga y sólida experiencia de lo desengaños y desgracias de la vida..." (Stendhal)


"Son muchísimos los que aman; poquísimos los que saben amar..." (Stefan Zweig)



"La unidad que venero más allá de la diversidad no es una unidad aburrida, gris, mental, teórica. Es la vida misma, llena de juegos, de colores, de risas..." (Hermann Hesse)



"Que otros se jacen de las páginas que han escrito; a mí me enorgullede las que he leído..." (J. L. Borges)



"El coraje no se puede disimular, es una virtud que escapa a la hipocresía..." (Napoleón)



"Es precisamente al considerar al hombre como un animal cuando nos damos cuenta de que no es un animal como los demás..." (Chesterlon)



"Una buena gran parte del arte del buen hablar consiste en saber mentir con gracia..." (Erasmo)



"El matrimonio es como la muerte: pocos llegan preparados..." (N. Tommasseo)



"El medio más fácil para ser engañado es creerse más listo que los demás..." (La Rochefoucauld)



"Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida..." (Pitágoras)



"La extremada rectitud es la mayor injusticia..." (Cicerón)



"El recuerdo es el único paraíso del cual no podemos ser expulsados..." (J. P. Richter)



"Para una hormiga, un rocío es una inundación..." (Proverbio sánscrito)



"Muchas veces empeoran los males con los remedios..." (Gracián)



"Buena cosa es tener amigos, pero mala el tener necesidad de ellos..." (Anónimo)



"No existe el secreto de la vida. El fin de la vida, si es que tiene alguno, es estar buscando siempre el secreto de la vida. Y por lo mismo que este secreto no existe, la vida es iangotable..." (Óscar Wilde)



"La palabra se ha dado al hombre para que pueda incubrir sus pensamientos..." (Tallerygrand)



"Hay quienes adquieren la mala costumbre de ser infelices..." (T. S. Eliot)



"Los errores del hombre son especialmente los que le hacen digno del amor..." (Goethe)



"El pasado y el presente solamente son medios para nosotros: el futuro es siempre nuestro fin. Por eso nunca vivimos realmente, sino que esperamos vivir. Alucinados siempre por esta esperanza de ser felices algñun día, es inevitable que no lo seamos nunca..." (Pascal).



"La historia de los grandes conocimientos de la humanidad apenas es una historia de crímenes..." (Voltaire)



"Un niño es un amor que se ha hecho cosa visible..." (Novalis)



"Buscar la felicidad es una monstruosidad que se paga..." (G. Flaubert)



"El que oye música siente que su soledad se puebla de repente..." (R. Browning)



"Al niño le gusta pelear, al joven le gustan las mujeres y al viejo le gusta el dinero..." (Thornton Wilder)



"Muchos, para su retiro buscan el campo, la orilla del mar, la montaña; pero todo eso es relativo, teniéndo uno en su mano el recogerse en su interior y retirarse detro de sí mismo en el momento que se le antojare. En parte alguna podrá encontrar el hombre retiro más dulce y sosegado que en la intimidad de su alma, sobre todo si posee en sí altos objetos de contemplación, de los que basta mirar para recobrar al punto la tranquilidad. Y entiendo por tranquilidad el ánimo bien dispuesto y ordenado. Goza pues sin cesar de esta soledad y recobra en ella nuevas fuerzas..." (Marco Aurelio)



"Tener dinero es fuente de temor; no tenerlo, es fuente de dolor..." (George Herbert)



"El primer paso hacia la filosofía es la incredulidad..." (Diderot)



"No sé por qué no iba a haber una máquina que escribiese cartas. ¿Acaso no son todas iguales?" (B. Shaw)



"No hay mayor dolor que recordar en la miseria el tiempo feliz..." (Dante)



"Todo el mundo aspira a la vida dichosa,pero nadie sabe en qué consiste..." (Séneca)



"Obra de manera que la razón de tus actos pueda servir de ley universal..." (Kant)



"Dadme seis líneas escritas a mano del hombre más honrado y hallaré en ellas motivos para hacerle ahorcar..." (Richelieu)



"Amar la lectura es troncar horas de hastío por horas deliciosas..." (Montesquieu)



"Una injusticia hecha a uno solo es una amenaza hecha a todos..." (Montesquieu)



“Muchos hablan sinceramente cuando dicen que desprecia las riquezas, pero se refieren a las riquezas que poseen los demás...” (C. C. Colton)



"Prefiero los malvados imbéciles. Aquellos, al menos, déjame algún respiro..." (A. Dumas)



"Unos pocos argumentos que me han obligado a lo largo de mi vida, soy decididamente monótono..." (J. L. Borges)



"El trabajo es nuestro mejor medio de escamotearnos a la vida..." (G. Flaubert)



"Todas las pasiones son buenas cuando uno es dueño de ellas, y todas son malas cuando nos esclavizan..." (Rousseau) 



"Los grandes intelectuales son escépticos..." (Nietzsche)



"A los 12 años sabía dibujar como Rafael, pero necesité toda una vida para aprender a pintar como un niño..." (Picasso)



"Arte es la contemplación del mundo en estado de gracia..." (Hermann Hesse) 



"Los mejores pilotos están en la tierra..." (Proverbio holandés)



"No hay nada más dulce que la miel, excepto el dinero..." (Franklin)



"No estar seguro es vivir..." (O. Mosquera)



"Rasca al hombre civilizado y aparecerá el salvaje..." (Schopenhauer)



"Las grandes obras las suenan los genios locos. Las ejecutan los luchadores natos. Las frutas los felices cuerdos y las critican los inútiles crónicos..." (Proverbio)



"La vejez se consuela dando buenos consejos de su incapacidad para para dar malos ejemplos..." (La Rochefoucauld)



"La vida ha dejado de ser un chiste para mí, no le veo la gracia..." (C. Chaplin)



"Para tener éxito con las mujeres debe tratarse a las sirvientas como duquesas y a las duquesas como sirvientas..." (Brumell)



"Los aduladores tienen la apartiencia de amigos, como los lobos tiene la apariencia de perros..." (George Chapman)



"Para la mayoría de nosotros, la vida verdadera es la vida que no llevamos..." (O. Wilde)



"La vida es breve, el arte lago, la ocsaión fugaz, vacinate la experiencia, y el juicio difícil..." (Hipócrates) 



"Vanidad de vanidades, todo es vanidad..." (Eclesiastés) 



"La civilización no suprime la barbarie, la perfecciona..." (Voltaire) 



"Muchos de los que son adorados en los altares, arden en el infierno..." (San Agustín)



"El médico contempla al hombre en toda su flaqueza. El abogado en toda su maldad y el sacerdote en toda su necedad..." (Schopenhauer) 



"Trata de amar al próijo. Ya me dirás el resultado..." (J.P. Sartre) 



"Cuando nuestro odio es demasiado profundo nos coloca debajo de aquellos a quienes odiamos..." (La Rochefoucauld)



"Hay tres amigos fieles: una esposa vieja, un perro viejo y dinero contante y sonante..." (B. Franklin)



"Recuerdo mi juventud y aquel sentimiento que nunca más volverá. EL sentimiento de que yo podía durar más que todo, más que el mar, más que la tierra, más que todos los hombres..." (J. Conrad)



"Las mujeres más virtuosas son como los tesoros ocultos; están a salvo mientras nadie los busca..." (La Rochefoucauld) 



"El hombre sabio no debe abstenerse de participar en el gobierno del Estado, pues es un delito renunciar a ser útil a los necesitados y una cobardía ceder el paso a los indignos..." (Epicteto) 



"La libertad no puede ser concedida; tiene que ser conquistada..." (Max Stirner) 



"EL diluvio universal no tuvo éxito: quedó un hombre..." (Becque)



"Nuestras ilusiones no tienen límite; probamos mil veces la amargura del cáliz y, sin embargo, volvemos a arrimar nuestros labios a su borde..." (Chateaubriand)



"No reveles a tu amigo todos los secretos que poseas. ¿Qué sabes tú si con el tiempo no se transformará en tu enemigo? No causes a tu enemigo todo el mal que puedas hacerle: ¿qué sabes tú si con el tiempo se transformará en tu amigo..." (Saadi)



"Si metéis en un saco algunos perros y los sacudís, todos los perros se morderán unos a otros, pero a ninguno se le ocurrirá morder la mano que los sacude..." (Harrington)



"Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida..." (O. Wilde)


"Yo comienzo por hacer la guerra. Ya se cuidarán los filósofos de demostrar que era justa..." (Federico II)


"Quizá la poesía sea una enfermedad del hombre, lo mismo que la perla no es otra cosa que la sustancia por la enfermedad que sufre la ostra..." (Heine)


"Nadie nos dijo que veníamos a gozar de esta vida..." (Cesare Pavese)


"Existen tres clases de amigos: los amigos que nos aman, los amigos que se burlan de nosotros y los amigos que nos odian..." (Chamfort)


"Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera..." (T. Tagore)


"Un padre puede atender a diez hijos y diez hijos no pueden atender a un padre..." (Refrán)


"Nunca convencerás a un ratón de que un gato negro trae buena suerte..." (Graham Greene)


"Lo más extraordinario es que el mundo tenga sentido..." (Einstein)


"La vida es un cuento narrado por un idiota, lleno de sonido y de furia que nada significa..." (Shakespeare)


"La necesidad de los maravillosos es la llave del mundo de los sueños..." (Francis Lacassin)


"Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo..." (Paul Valery)


"No he observado jamás que los españoles hablaran mejor que nosotros. Hablab en voz más alto, eso sí, con el aplomo de quienes ignoran la duda..." (J.L. Borges)


"Al principio fueron vicios, hoy son costumbres..." (Séneca)


"Dentro de mí hay otro hombre que está contra mí..." (Browne)


"Las tumbas se abren a cada instante y se cierran para siempre..." (Proverbio chino)


"La hora más sombría nunca dura más se sesenta minutos..." (Andre Luguet)


"La más brillante victoria no es más que el resplandor de un incendio..." (Proverbio chino)


"El único peligro real que existe es el hombre mismo..." (C.G. Jung)


"No puedo creer que nuestra existencia carezca de significación, que no sea un accidente, como algunos pretenden afirmar. La vida y la muerte son acontecimientos harto precisos, harto implacables, para ser accidentales..." (C. Chaplin)


"Si no existieran los imbéciles, ¿qué nos quedaría?" (F. Mauriac)



Quizás también le interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...